TalentyArt - Plataforma de Arte Contemporáneo

Inicio Noticias Entrevistas Francisco de Pájaro: El arte es Basura
Entrevistas

Francisco de Pájaro: El arte es Basura

E-mail Imprimir PDF

el_arte_es_basura_1En Talentyart trabajamos en difundir el arte contemporáneo y de vanguardia, así que no podíamos pasar por alto el trabajo de este autor; porque si hay algo que distingue a la obra del artista que a continuación les presentamos es su violenta transgresión ante los círculos de arte convencionales, una originalidad plena: en fondo y forma, de una indiscutible fuerte personalidad; un trabajo lleno de crítica social trasladado al observador con el innegable atractivo de su ácido humor, y unas creaciones que tratan con dureza pero sumo respeto al soporte que hoy por hoy las conforma: la calle y sus deshechos.

Nacido en Zafra en 1970, es la viva imagen del artista hecho así mismo. Con una biografía en muchos momentos, marcada por la escasez de recursos y la pérdida personal, este hombre concibe el arte no como una actividad sino como la vida en sí misma. 

A través de esta entrevista, comprobarán cómo toda su obra es tan humilde en sus materiales y es tan sincera en su mensaje, como lo es su propio creador. Tenemos el placer de presentarles al artista, Francisco de Pájaro, y su voz: El arte es Basura.

“El arte es un lugar donde escondes sensibilidad y cuando te muestras, enseñas lo que eres de verdad.”

TA: Naciste en Zafra. Comenzaste a decorar interiores y en 1994 ingresas en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Mérida que abandonas para volver a tu tierra después de año y medio, ¿por qué no continuaste con tu formación reglada?

FP: Por aquellos años disponía de un dinero, que me permitiría llevar a cabo un sueño, que era estudiar Bellas Artes. Fue una prueba muy importante en mi vida por el esfuerzo, ya que nunca estudié seriamente nada por falta de interés. El dinero se acabó y no pude continuar, tampoco pedí beca para estudiar. Abandonar la Escuela de Arte fue una decepción. Tuve que dar un paso atrás y dedicar mi esfuerzo a otras labores que no tenían nada que ver con lo soñado. Aunque siempre tuve claro que seguiría pintando y aprendiendo por mi cuenta.

TA: Orientado a la imagen corporativa y de interiores en tus inicios en la empresa Rotuletto, ¿qué parte primaba en esta faceta, la artística o la diseñadora? ¿Consideras que el diseñador ha de ser artista?

FP: Rotuletto fue el principio de otro sueño, de dos personas, donde uno tenía talento artístico y el otro talento empresarial. Yo estaba en la realización y finalización artística y mi compañero en la iniciación de cada proyecto. Formábamos un buen equipo. En ese tiempo, me permitió seguir aprendiendo diversas técnicas en el mundo de la rotulación y la decoración. Como por ejemplo, realizar los trabajos a mano, sin ordenador. Pude apreciar por entonces, que cualquier persona no podía hacerlo bien. Pero; cuando llegó con fuerza la tecnología a mi pueblo, me di cuenta que hasta mi abuela podía hacer diseños y además hacerlo muy bien y estando casi ciega. Lo que quiero decir es que, es respetable que cada uno se coloque la etiqueta de artista. Para mi un artista no es cualquiera, en este caso exijo mucha genialidad y que destaque en todos los demás con diferencia.

TA: El giro del mundo empresarial al puramente artístico parece haber sido provocado por una desgracia personal. Con el paso del tiempo cómo ves ese cambio, ¿fue una vía de escape, expresión de tus sentimientos, de rebeldía o algo que tenías planeado y sencillamente, lo adelantaste?

FP: Mi amigo y socio murió de accidente de circulación. Y con él murió mi ambición por crecer como empresario. Me di cuenta que lo mío no eran los negocios. Tuve que elegir en un momento de mucha presión emocional. El negocio o el mundo del arte. Elegí lo segundo. Me fui a Londres a empezar de cero. 

En mi intimidad, desde niño siempre me he consolado pintando, como queriendo ausentarme de la vida real, de las cosas que me duelen. El arte lo siento como mi única compañía fiel, donde nunca me abandonará. Decidí caminar junto a el con todas las consecuencias que conlleva dicha dedicación. Hay un antes y un después en mi vida personal por éste hecho. El arte es un lugar donde escondes sensibilidad y cuando te muestras, enseñas lo que eres de verdad. Con el arte respondo a mi timidez y a mis inseguridades y a mi fragilidad. Sigo sin comprender la vida. El arte me ayuda a no tener que comprenderla.

TA: ¿ El arte es Basura ocupa toda tu trayectoria o antes te interesabas por otros temas, técnicas y materiales?

el_arte_es_basura_2FP: El arte es Basura ha nacido hace ahora dos años. Antes de esto pintaba surrealismo, porque como dije antes, me llevaba al fondo de mis entrañas y me sacaba de la realidad. Procuraba ser un pintor muy limpio, pintaba sobre lienzos siempre nuevos e impecables, sobre caballete. No se me pasaba por la cabeza coger material de la calle, me parecía algo muy sucio donde mi obra no merecía estar. Después, tuve una rotura en la mano derecha, donde estuve dos meses sin pintar nada. Cuando pude hacerlo de nuevo, lo hice con mucha violencia acumulada y mi obra se fue para siempre del caballete surrealista. Llegé al art-brut y al expresionismo figurativo. Muy influenciado por grandes genios como Picasso, Bacon, Basquiat… Siempre he querido buscar un estilo de expresión propia. El arte es basura me lo ha dado y he encontrado mi seguridad pictórica.

“En la calle hago lo que siempre soñé. Dedicarme al arte. Y la calle me da espontaneidad e improvisación. Es un juego visceral contra el misterio de crear.”

TA: ¿Cómo comenzó esta idea El arte es Basura?¿ Qué objetivos tenías al principio y cómo han evolucionado tus obras?

FP: Nació por el abandono y desengaño político actual, por el desencanto cavernícola de muchas galerías de Barcelona, en definitiva, por una decepción del sistema en el cual vivimos. Nunca he vivido del arte y he salido a la calle aceptando que nunca viviré de el. Siempre trabajo en lo que puedo para dedicarme a ello. Logré tener un taller para pintar en BCN, pero cada mes que pasaba me era más difícil pagarlo por lo costoso del local. Cuando ya no pude pintar en lienzos que no podía pagar, pintaba en papel de kilo, cuando me di cuenta que ya no tenía espacio en el papel para expresarme, salí tímidamente a la calle con mucho respeto hacia los demás artistas urbanos (hoy, casi desaparecidos por la Ordenanza Cívica). Para entrar en comunión con el Arte Urbano compré mi primer aerosol de mi vida y pinté en una enorme pared en la playa, con la luna como testigo (no digo qué para no delatarme). No he vuelto a pintar con spray. Lo hago con brochas y pintura al agua, intento no dañar el mobiliario urbano, soy precavido e intento ser cívico. Aún así, tengo cuentas embargadas por las multas, todas por pintar en la basura y por la psicología de muchos policías. Cierto es, que a muchos les gusta e incluso me han felicitado. No toda la siembra está podrida.

Comencé a salir a la calle y cosa que encontraba la pintaba. Al principio mi objetivo fueron las galerías. Todo era muy físico, si encontraba una puerta, la cargaba a hombros en la bicicleta y la colocaba junto a los escaparates de las galerías como desplante rabioso. En la calle hago lo que siempre soñé. Dedicarme al arte. Y la calle me da espontaneidad e improvisación. Es un juego visceral contra el misterio de crear.

TA: Tu obra está instalada en la ciudad de Barcelona pero, ¿cómo la afrontas, buscas ideas en tu estudio que después plasmas en la calle o es la calle la que te proporciona la obra? U otra cosa, claro…

FP: No tengo taller. La calle me lo da todo. Para mí es un descubrimiento, donde pinto y a la vez trabajo con las manos haciendo escultura, algo inusual en mi obra anterior. La calle se convirtió en mi estudio y en mi exposición permanente. Cuando el dinero me lo permite salgo a otras ciudades a continuar la obra. Basura hay en todos lados.

“Ahora hay un ejercito de operarios de limpieza, incluso uno que se adelanta por las calles anunciando donde hay escombros. Si me ve, llama más rápido al camión de la basura para evitar la crítica que pueda hacer.”

TA: Tu obra vive en la calle y es basura, ¿cómo se respeta tu obra en la ciudad? Quiero decir: Se convierte en “arte efímero” por los servicios de limpieza, suponemos…¿Cuánta vida tiene cada obra?

FP: Con mi obra en la calle he dejado de manifiesto la gran basura que la gente genera, y el Ajuntament tenía muy dejada la limpieza en muchos lugares. La cosa ha cambiado en un año y es lógico. Ahora hay un ejercito de operarios de limpieza, incluso uno que se adelanta por las calles anunciando donde hay escombros. Si me ve, llama más rápido al camión de la basura para evitar la crítica que pueda hacer. También hay mucha gente que se lo lleva para su colección particular. Antes duraban más tiempo, ahora la gente se lo lleva muy rápido. Me gustaría que no se lo llevaran a casa y que pudiesen superar la ansiedad posesiva de las cosas. Pero es complicado y respetable.

Lo llamo el arte es basura, porque va dirigido a todo aquel que valora más una obra de arte, que la vida de una persona. Es un toque de atención al materialismo inhumano.

TA: Como artista, es difícil no tenerle apego a tus creaciones, perderlas en la calle, ¿cómo te hace sentir el abandono de tus obras a su suerte?¿Te guardas algunas?

FP: Para hacer El arte es Basura, he tenido que dejar a un lado el valor económico y sentimental de una obra. Yo lo que quiero es pintar, porque es vital en mi vida y no hay nada que mas me motive. Necesito liberarme, sacar lo que llevo dentro. Al principio fui muy radical en mi propósito. No quería fotografiar las obras. Fue un amigo quién me convenció para archivarlas y poder dejar constancia.

El arte siempre lo miro como espectador, no como artista. Me atraía la idea de ver por sorpresa en la calle, una instalación, un garabato, un sentimiento, por cualquier lugar inesperado. Este detalle es agradecido y es lo que busco cuando salgo de casa. Que la acción de otras personas me sorprenda. La ciudad es un gran lienzo que está vivo. En nuestra naturaleza está expresarnos y nadie puede reprimir un acto natural.

En mi casa; tengo una madera con un personaje reflexionando en El arte es Basura mientras se masturba.

TA: Tu obra, ¿tiene intenciones reivindicativas sobre el reciclaje, crítica social o la basura solo es el medio perfecto para darle sentido a tus pensamientos?

el_arte_es_basura_3FP: Mi obra es lo que a mi me sucede, lo que me afecta. Quiero ser solidario con los que padecen y grito por mis angustias, pero también quiero gritar por muchas personas que no pueden hacerlo. Por otro lado; estoy ilustrando en imágenes una Barcelona previsible y camino al aburrimiento, una ciudad con complejo de superioridad, infectada de prohibiciones recaudatorias. Una ciudad de antipatía policial encaminada a la represión. En definitiva, crearon una ciudad de ocio turístico, reprimiendo la vida de los demás. Y con mi obra callejera deseo alegrar por dos segundos a todos los barceloneses y residentes en esta ciudad.

TA: Hablamos ahora sobre lo convencional. Has realizado alguna exposición en galería, ¿ves tu obra en los circuitos más habituales y siendo objeto para compradores?

FP: Desde que descubrí la calle no he vuelto a exponer en ningún lugar. Tampoco me ha interesado. De momento no lo siento, aunque si siento muchas telarañas en los bolsillos. Si decido hacer una exposición alguna vez, no creo que lo adecuado sea hacerla bajo el lema de El arte es basura. Sin querer estoy haciendo arte urbano, y para mi; lo que hago se tiene que quedar donde lo encuentro, pierde frescura dentro de una galería convencional. Quizá en un local independiente estaría contento. La calle es un enorme escaparate donde me ha dado una seguridad pictórica y un estilo reconocible. Es un carácter muy importante que todo artista busca para expresarse. A partir de aquí, habría que ver qué persona apuesta por lo que hago. Todo está por ver y probar.

TA: Cuéntanos, a quien admira Francisco de Pájaro.

FP: Admiro la acidez irónica de mi padre y la ignorancia agradable de mi madre. Las dos partes juntas son, humor cruel a lo extremeño.

TA: ¿Imaginas tu futuro, el de tus obras?

FP: No tengo capacidad para tanta imaginación.

Al finalizar la entrevista, le pedimos a Francisco que compartiera algo con nosotros, algo que quisiera comunicarnos, que le gustaría que supiéramos, y esto fue lo que nos contestó: “Quiero dedicar mi obra a todos aquellos que ya no están aquí, en contra de su voluntad.”

Varios de sus trabajos están disponibles en talentyart, se exponen en nuestra galería de artistas, pero si tienen la suerte de ser uno de los que tropiecen en vivo y en directo, con la basura que hace Francisco de Pájaro en Barcelona, disfrútenla como se merece y háganla inmortal en su memoria. 

Compartir
Comentarios (1)Add Comment
Rh Fernando Halcón
...
escrito por Rh Fernando Halcón, septiembre 12, 2011
Sinceras Felicitaciones Francisco por tu trabajo. A través de tus palabras y tu trabajo haces ver que lo importante es la necesidad de la que nace la obra de arte, el hecho de crear, el artificio o el acontecer artístico, independientemente de su valoración comercial y sus posibilidades futuras de ser comercializado.

Yo siempre he pensado que una obra de arte no sólo pasa a ser catalogada como tal una vez ha traspasado el umbral de la galería de prestigio o de moda, no sólo es arte o puede estar considerada como un hecho artístico una vez es considerada mediante su definición semántica por parte de un crítico o un especialista enunciado como guru vocal del Arte. El arte es una sensación, un estado emocional, una necesidad, una comunicación, mucho antes que un negocio.

Rh Fernando Halcón

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy  

Síguenos en

facebook twitter

Eventos

Último mes Agosto 2017 Mes siguiente
L M X J V S D
week 31 1 2 3 4 5 6
week 32 7 8 9 10 11 12 13
week 33 14 15 16 17 18 19 20
week 34 21 22 23 24 25 26 27
week 35 28 29 30 31

Banner

App de TalentyArt

XIII Feria DEARTE

XIII Feria DEARTEMedinaceli DEARTE

Datascape. Nuevos paisajes en la era tecnológica

Datascape. Nuevos paisajes en la era tecnológica, laboral, Centro de Arte y Creación Industrialaboral, Centro de Arte y Creación Industrial

Primavera, de Mercedes Roglá

Primavera, de Mercedes Roglá, ArtevistasArtevistas